This post is also available in: Català (Catalán) English (Inglés)

femProcomuns es una cooperativa creada en Cataluña, en el año 2017, con el objetivo de consolidar un ecosistema procomún, basado en los principios de la autogestión comunitaria, la sostenibilidad ecológica, económica y humana, el conocimiento compartido y la replicabilidad.

femProcomuns es una herramienta social estratégica para cooperativizar y hacer viable la actividad procomún. Una cooperativa integral de consumidores y usuarios y trabajo asociado *

  • Todo el mundo puede asociarse para hacer uso y / o producir bienes y servicios bajo modelos de negocio en abierto, de economía colaborativa equitativa, circular, social y solidaria, y siguiendo criterios de gestión procomún.
  • Con voluntad de formar parte de la Red de la Economía Social y Solidaria (XES)

Una herramienta social-legal-económica, fácil y ligera

  • Para cooperativizar la economía y hacer viables los proyectos procomunes.
  • Para trabajar en red, generar intercambios y colaboración desde entidades y comunidades, y complementarnos.
  • Para juntarnos en testear los nuevos modelos económicos y sociales, que surgen en todo el mundo.
  • Para basarnos en valores éticos y construir colectivamente recursos que nos hacen más libres.

Una plataforma hecha con herramientas tecnológicas libres, bajo criterios éticos

  • Para trabajar en Grupos de Actividad Cooperativizada (de producción y / o consumo autogestionados), construir proyectos económicos colectivos y decidir juntos bajo qué modelo distribuir gastos e ingresos entre contribuidores y entre usuarias.
  • Para intercambiar internamente bienes y servicios, creando una economía cooperativista.
  • Para facturar proyectos y utilizar ingresos para hacer frente a los gastos, impuestos y nóminas.


* Sin ánimo de lucro, sujeta a los principios y disposiciones de la Ley 12/2015 de 9 de julio, de Cooperativas de Cataluña.

Antecedentes e inspiración

Durante el 2014 y 2015, en el Maresme, un pequeño grupo de trabajo definió un ‘fork’ de la Cooperativa Integral Catalana, para permitir a los autónomos facturar a través de la cooperativa ( ‘Coop Entre Pars’), que se ganaran una nómina y, por tanto, derechos sociales. Esta base se quería ampliar para trabajar con moneda social, hacer intercambios más justos y basados ​​en el apoyo mutuo. Pero el grupo impulsor se desintegró, era un núcleo demasiado pequeño para hacer frente a la construcción de una iniciativa de este tipo.

Nos inspiramos por los movimientos sociales y colectivos que crean valor para el procomún, por ejemplo:

  • el movimiento de software libre que ha aportado sistemas como GNU / Linux, LibreOffice, Gimp, Mozilla Firefox, los protocolos abiertos que forman la infraestructura de Internet;
  • el movimiento cooperativista, que proporciona un modelo de democracia económica, donde cada participante tiene un voto, donde la dignidad y la equidad laboral tiene más importancia que el beneficio;
  • los movimientos 15M, Occupy, la PAH, el Proceso Constituyente, que han demostrado el valor emancipador de pensar colectivamente y desde abajo alternativas políticas;
  • los bancos de tiempo, mercados y monedas sociales que han demostrado ser un motor para generar relaciones sociales locales y de apoyo mutuo, tomando la función de la moneda y el crédito en nuestras manos;
  • los grupos de consumo, que propician relaciones directas entre consumidores y productores;
  • las cooperativas integrales que combinan la cooperativa de trabajo con otras actividades cooperativas (en particular la Cooperativa Integral Catalana);
  • el movimiento feminista que denuncia las relaciones desiguales y patriarcales;
  • el movimiento del hardware libre que busca la producción local compartiendo los diseños a escala mundial;
  • el movimiento por una renta universal básica que ofrece instrumentos para evitar la pobreza y pensar otras relaciones económicas;
  • el movimiento ecologista que demuestra cómo producir y consumir en consonancia con el medio y la naturaleza, respetando los ecosistemas y teniendo en cuenta las generaciones futuras;
  • el movimiento del procomún que propicia la generación y el cuidado colectivo de recursos que no son de nadie y al mismo tiempo son de todos y todas, como el agua, los caminos, la plaza pública, la biblioteca, el alumbrado, el Internet, los conocimientos, la cultura.

Principios cooperativistas sin afán de lucro

  • La filosofía es cubrir costes y generar una vida digna, no lucrarse
  • Si un proyecto genera beneficios, los puede gastar dentro del grupo o del colectivo, si no, se destinarán al Fondo procomún (a desarrollar dentro del Reglamento)
  • Consejo Rector no-remunerado (actividades ejecutivas podrían serlo)
  • No se reparten dividendos: posibles beneficios a los Fondos
  • Techo salarial: máximo 150% nivel del sector

Tipología de cooperativistas

  • Trabajo. El socio quiere cooperativizar su trabajo, facturar desde la cooperativa, crear o participar en grupos de producción internos / aportación al capital social.
  • Consumo. El socio quiere cooperativizar el consumo de bienes o servicios, crear o participar en grupos de consumo internos / aportación al capital social.
  • Colaborador. El socio quiere que la cooperativa exista y colaborar en su funcionamiento porque comparte el objeto social.

Niveles de implicación:

  • Tronco. El socio está en la lista de correo del día a día, está en el Consejo Rector o en una de las comisiones de trabajo, se implica en la puesta en marcha y funcionamiento de la cooperativa. Puede ser un socio de trabajo, colaborador o servicio que sea persona física.
  • Piña. Personas físicas y jurídicas que son socias de consumo o colaboradoras y que forman el entorno cooperador del tronco; se implican en el funcionamiento en la medida en que pueden, son informadas regularmente y participan en la asamblea.